IMAGINEMOS

Imaginemos un país reorganizado:

Con suministro garantizado de luz eléctrica, porque nadie se ha apropiado del presupuesto para su mantenimiento.

Con total seguridad personal, pues ya las cárceles no son hoteles para planes y mafiosos, el sistema de justicia funciona y La policía es eficiente y no corrupta.

Con un completo servicio de salud gratuita, pues lo destinado a salud se invirtió en medicinas, equipos e insumos hospitalarios, además de buenos médicos venezolanos bien remunerados.

Con una educación pública que compita en calidad con la privada, profesores felices con su sueldo y un calendario sin interrupciones arbitrarias o huelgas.

Con un servicio de agua que justifique estar en la cuenca hidrográfica más caudalosa del mundo, con un precio justo y con usuarios responsables.

Con oficinas públicas amables y serviciales, personal incorruptible y ambiente agradable.

Con unas vías públicas sin huecos y bien mantenidas porque el presupuesto destinado para su mantenimiento se gasta en su mantenimiento, sin policías acostados anárquicos, pues los choferes respetan los límites de velocidad y sin alcabalas exclusivas para matraqueo.

Con una ciudadanía que entendió que sus derechos comienzan cuando cumple sus deberes, venezolanos retornados que aprendieron a vivir dentro de la legalidad durante su tiempo afuera, sin perder su carácter venezolano.

Con funcionarios gerentes que den ejemplo constante de decencia y rectitud.

Con un Mercado lleno de empresas ansiosas por invertir y una alta tasa de empleo, oportunidades sobran en una economía sana y en crecimiento constante.

Imaginen un país petrolero en el Caribe... con otras muchas fuentes de ingreso, el mejor café, el mejor cacao, con madera y metales, con pesca y ganadería, con un plan de desarrollo turístico que genere empleo y conciencia, manejado por gente amable, simpática y con un buen humor permanente.

Ese país es posible cuando nos lo imaginemos. 

Cuando creamos que vivimos en el.

Cuando lo queramos y defendamos con el corazón.

Este es el momento.

Esta es nuestra oportunidad.

Hagámoslo.